martes, 13 de mayo de 2014

Hogar

Tu casa que huele a mar
y a amor
que nos guarda tantos secretos como guarda mi boca
los besos que no te he dado.
Tu alfombra que nos sabe animales
torpes
impacientes
heridos
y hambrientos.
Tu cerradura que ha sufrido nuestra prisa
Tu perchero que ha envidiado
a tu suelo y nuestra ropa tantas veces...
Tus mesitas de noche y nuestras novelas eróticas
suicidas, románticas,
prohibidas.
Tu cama pluriempleada
tu cocina multiusos
tu ducha multiverso
(tú sabes que no hablo de poesía)
Tu casa refugio
tu casa escondite
tu casa milagro.

Despierto, respiro
y hasta mi alma huele a ti
Despierto en casa, me giro, me abrazas
y pienso que a día de hoy,
moriría antes que salir de esta cama.



1 comentario: